Ya queda menos para Halloween y este mes, os traeremos entradas temáticas que esperamos que os resulten interesantes.

El 31 de octubre se asocia a los muertos, almas en pena y brujas, se cree que los difuntos vuelven por un margen limitado de tiempo para estar entre los vivos.

Te invitamos a que te prepares un té, infusión o para meternos en faena, te recomendamos el Roiboos Casita de la bruja. Adéntrate en su casita y acomódate que te vamos a contar unos cuantos datos curiosos acerca de esta celebración. ¡Ah! No contiene teína, puedes disfrutarlo a cualquier hora del día y es genial para toda la familia.

 

Cada vez son más los que celebran esta fiesta, para algunos solo es una celebración importada o una mercantilización de una de tantas tradiciones, sea como sea, conozcamos sus raíces y el por qué de algunas de sus costumbres.

Origen

Los celtas creían que el año se dividía en dos partes, una de luz (verano) y otra de oscuridad (invierno). Lo que conocemos como Halloween, es en realidad Samhain, el fin del ciclo de la luz y la cosecha, y justo en esta noche, creían que el velo que separa el mundo de los vivos y de los muertos es más delgado que en cualquier otro momento del año. Pensaban que los espíritus regresaban esta noche a la tierra y para ahuyentar a los malos espíritus, los celtas se vestían con cabezas y pieles de animales mientras que los druidas, sus sacerdotes, realizaban rituales con fuego.
Con la inmigración europea a los Estados Unidos, principalmente la de los irlandeses católicos en 1846, llegó la tradición de Halloween al continente americano.

¿Nabos o calabazas?

Estamos hartos de ver en las películas americanas la tradición de tallar las famosas calabazas para después ponerle una vela dentro, pero de nuevo, su origen está en Europa.
La práctica de tallar calabazas se conoce, sobre todo en Irlanda, como Jack-o-lantern, que viene siendo “Linterna de Jack”. Su origen se encuentra en el folklore irlandés del siglo XVIII.
La leyenda cuenta que a Jack, un hombre prometedor donde los haya, bebedor, jugador y holgazán que se pasaba el día tumbado bajo un roble, se le apareció Satanás con intención de llevarlo al infierno. Jack, con toda su cara va y lo desafía a trepar al roble, Satanás que en fin, también tiene su cosa, va y acepta, cuando está en la copa, Jack talla una cruz en el tronco para que no pueda descender. Bebería, jugaría y sería un vago, pero también parece que era listo. El caso es que al final, llegan a un trato para que el señor del infierno pueda descender, Jack se lo permitiría si no se lo llevaba al infierno. El señor del infierno, aceptó.
La historia dice que cuando Jack falleció no se le permitió la entrada el cielo por todos sus pecados, pero tampoco al infierno. Jack tendría que vagar por la fría oscuridad toda la eternidad, tras suplicarle a Satanás, le entregó una brasa para iluminar su camino. Jack talló un nabo para colocarla y no quemarse que ardió como un farol. Al final, Satanás fue apañado.
Los irlandeses usaron nabos para fabricar esos faroles de Jack, pero cuando se importó la tradición a EEUU, se dieron cuenta de que allí abundaban más las calabazas que los nabos.

La leyenda como casi todas, tiene ciertas variaciones y en la actualidad, en los lugares más tradicionales de Irlanda se siguen tallando las linternas de Jack en nabos pero también en remolachas o incluso patatas.

Jack O’ Lanterns tradicionales. Esto da más mal rollo que una calabaza…
Foto: Wikipedia

¿Y eso de pedir dulces?

Esta tradición se popularizó allá por 1930 y también surgió en Europa aunque no tiene nada que ver con la cultura celta. Viene de la práctica cristiana llamada souling, un servicio para las almas.
El 2 de noviembre, Día de los Fieles Difuntos, los cristianos más pobres iban de pueblo en pueblo mendigando Soul cakes. A cambio de esos pastelitos, el mendigo oraría por las almas de los parientes muertos del benefactor, a mayor número, más oraciones. En esa época se creía que los muertos permanecían en el limbo durante un período posterior a su fallecimiento y que las oraciones, aceleraban el ingreso del alma al cielo.
La práctica se extendió en Estados Unidos como un intento de las autoridades por controlar los desmanes de Halloween. A finales del siglo XIX, algunos sectores de la población consideraban esa noche como un momento de diversión a costa de los demás, probablemente inspirado por la Mischief Night (noche de bromas o travesuras). Las bromas derivaron gradualmente a actos de crueldad contra personas y animales, llegando a su punto máximo en la década de 1920 con las masacres del Ku Klux Klan.

Y vosotros, ¿sois de celebrar Halloween o Samhain?

Fuentes
http://www.proyectosalonhogar.com/hallowen/indice.htm
https://www.cliffs-of-moher-cruises.com
https://www.irishcentral.com/roots/history/irish-myths-halloween-samhain
https://circleofthesacredmuse.com/celebrations/samhain/

Comentarios:

2 comentarios en “El origen de algunas costumbres de Halloween


Alexander
10 de octubre de 2020

Muy interesante, el origen es conocido pero no tenia idea de lo que había detrás de tallar calabazas o pedir caramelos. Genial!

    lateteria
    11 de octubre de 2020

    Muchas gracias, Alexander! Nos alegra que te haya parecido interesante, esperamos que los datos de las siguientes entradas también te parezcan curiosos. Un saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.