En Asia existen muchos mitos y leyendas, por supuesto, no podían faltar las que tienen al té entre sus líneas. Os traemos una pequeña recopilación donde donde los dioses se veneran con perfume de té, donde de unos párpados nacen las raíces del té, promesas de no dormir durante años o donde la luna, enfadada por un amor furtivo, sopló viento frío y creó un tipo de té Oolong.

 

Leyenda china del té

La leyenda china dice que el emperador Shen-Nung descubrió el té accidentalmente alrededor del 3.000 a. C. Comienza afirmando que el emperador y su séquito acamparon a la sombra de un árbol enorme, hicieron fuego y prepararon una olla grande con agua hirviendo. El calor del enorme fuego hizo que algunas hojas se secasen y de repente un viento feroz sopló algunas de ellas en la olla grande con agua caliente. Las hojas introdujeron un color dorado en el agua y liberaron un delicioso aroma. Cuando el emperador trató de beber el agua, el delicioso sabor y aroma lo deleitaron. Inmediatamente reconoció el efecto vigorizante y refrescante y gritó “T’sa”, que significa divino.

Viajamos al Tibet

Cuenta una historia que, los monjes preparaban una sabrosa infusión mezclando durante días, diferentes hojas de té, plantas y flores, depositándolas cuidadosamente sobre lingotes de oro. Al contacto con el metal precioso, se producía una misteriosa alquimia y el té absorbía un mágico aroma lleno de propiedades procedentes del oro.

 

Leyenda del Té Oolong Tit Kon Yum

El té oolong Tit Kon Yum también conocido como Té de la Diosa de la Compasión de Hierro tiene su origen en Anxi (Fujian, China) y según cuenta la leyenda en un templo de dicha localidad había una estatua de hierro de la diosa. Un campesino que siempre pasaba por delante de la diosa cuando iba de camino a su trabajo, se lamentaba de las malas condiciones que tenía el templo, pero como era pobre no sabía cómo podía ayudar. Un mañana se le ocurrió que al menos podía limpiar el templo con su escoba y ofrecer incienso a la diosa; a partir de entonces, así lo hizo todas las semana. Después de varios meses, la diosa se le apareció en sueños y le dijo que había una cueva detrás del templo que contenía un tesoro que debía compartir con los demás. Esa mañana después de ofrecer incienso y limpiar fue en busca del tesoro, pero solo encontró un brote de la planta Camelia Sinensis. Extrañado probó a plantarlo a ver que pasaba. La planta creció rápidamente y al hacer la infusión de sus hojas salió un aroma especial y al probarlo le supo extremadamente delicioso.

Cortó esquejes de la planta para compartirlo con sus vecinos, tal y como se le indicaba en el sueño. Todos plantaron su propia planta, en poco tiempo el té de Anxi ganó renombre por su exclusivo y delicado sabor y pudieron reformar el templo con lo que iban ganando. Como agradecimiento nombraron el té con el nombre de la diosa.

 

Leyenda India

Su leyenda del té comienza alrededor del año 500 d.C., cuando Fakir Dharma se comprometió a no dormir durante los 7 años siguientes. Después de 5 años de permanecer despierto, parecía que ya no podía luchar contra el deseo de dormir. Eso lo hizo sentirse desesperado, pero no estaba listo para romper su promesa. Agarró varias ramas de té de los árboles que rodeaban su área de campamento, después de masticarlos, Dharma experimentó un efecto vigorizante y refrescante de inmediato, el cansancio se evaporó y ahora mantener su voto era fácil.

Dioses y aromas

En la mitología hindú, el principio de la energía femenina universal, el poder y la creatividad están representados por la diosa Shakti. Shakti es la diosa madre, la creadora, la fuente de todo.En la India se la representa y venera con el perfume del té de jazmín. La representación aromática de la diosa Shakti es el incienso elaborado con hojas de té mezcladas con jazmín. Su aroma es relajante y antidepresivo

El aroma del té verde es representativo del dios Shiva. Shiva es el dios regenerador y es a su vez el dios el destructor. Forma parte de la trinidad hindú de dioses junto con el dios protector Vishnu, y el creador Brahma. El dios Shiva destruye todo lo maligno. Es muy poderoso, y se le representa y venera con el aroma del incienso elaborado con té verde. El té verde en las creencias hindú es la conexión con la Conciencia Divina. El aroma del té verde nos relaja e induce a la meditación.

 

Leyenda japonesa del té

Dice la leyenda que un arrepentido se comprometió a meditar durante 7 años. El penitente juró no dormir en esos 7 años, pero desafortunadamente, se queda dormido la primera noche. A la mañana siguiente, se enojó por el fracaso, tomó un cuchillo y se cortó los párpados. Cuando los párpados tocaron el suelo, desarrollaron raíces y se convirtieron en enormes arbustos. Cuando el arrepentido vio la maravilla, usó las hojas para prepararse una bebida. Personas de otros lugares fueron a presenciar los árboles maravillosos y la mayoría hizo lo que hizo el penitente: usaron las hojas para prepararse una bebida. Las noticias sobre la bebida vigorizante y refrescante de las hojas se extendieron a muchas partes.

La leyenda del té Genmaicha

En el siglo XV, un samurái estaba en una reunión con un grupo de compañeros señores de la guerra para discutir una campaña militar. Se sirvió té verde como refrigerio por un sirviente del samurái, de nombre Genmai. Cuando llegó a la taza de su amo para servir el té, unos granos de arroz tostado, que se había puesto en la manga para picar durante el día, se le cayeron de la manga a la taza del samurái. En un repentino ataque de ira por arruinar su té (que era un lujo caro en ese momento) sacó su katana y decapitó a su sirviente. Ignorando la sangre y el cadáver, volvió a sentarse a la mesa y procedió a beber su té. Para su sorpresa, descubrió que el arroz había transformado el té y, en lugar de arruinarlo, le había dado un sabor muy superior. Sintió un remordimiento instantáneo por la cruel injusticia que había cometido con su sirviente y ordenó que le sirvieran este nuevo té todas las mañanas en conmemoración de su difunto sirviente. Para honrar a su sirviente, le puso al té su nombre.

La luna enamorada

El té azul Milky Oolong, proviene de la variedad Jin Xuan cultivada en Taiwán y toma su nombre de su sabor cremoso obtenido de forma natural. La leyenda cuenta que es debido a un cambio brusco de la temperatura durante su cosecha

Cuenta la leyenda que la luna se enamoró de un cometa que vio muy cerca de ella por el cielo nocturno. Sin embargo, el cometa se encontró con un destino fatídico y se estrelló sobre la Tierra. La luna, dolorida y triste sopló tan fuerte que llegó a la Tierra un viento helado que atravesó las montañas sobre los campos de té que trajo un descenso repentino de las temperaturas afectando a los cultivos.

AL día siguiente, los recolectores fueron seleccionando a mano las hojas, extrañados por su temperatura, fueron a procesarlo enseguidas acortando su proceso de fermentación. Al probarlo, descubrieron que el viento fresco había creado un dulce sabor lechoso en sus hojas de té: nació el ‘Jin Xuan’ Oolong, también conocido como Milk Oolong.

 

Esperamos que hayáis disfrutado con estas breves leyendas relacionadas con nuestra bebida favorita, y tú, ¿conoces alguna más?

 


Fuentes
https://topictea.com/blogs/tea-blog/myths-stories-and-legends-of-tea/
https://www.soloinfusiones.com/blog/3/Breve-historia-y-leyendas-sobre-el-té.html
https://www.iloveteacompany.com/2013/08/Leyenda-Tit-Kon-Yum-o-Tie-Guan-Yin.html
https://www.genuinetea.ca/products/milk-oolong
https://www.teasoul.net/en/blog/genmaicha-tea-and-legend-n88
Imágenes
Pixabay

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.